Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Saturday, May 27, 2017

Póstuma o próxima (sobre la humanidad y la naturaleza)


Decíamos ayer que el excelente reportaje de Josep Massot para La Vanguardia dice que Thoreau dijo que “Vamos hacia los funerales de la humanidad como si fuera un fenómeno natural”, y lo relacioné con algunas intervenciones recientes de Marina Garcés, pero al leerlo me quedaron dudas. No recordaba que Thoreau dijera algo así. Y, en efecto, tras localizar el pasaje en Life Without Principle compruebo que el original es ligeramente distinto: “You come from attending the funeral of mankind to attend to a natural phenomenon.”

Es una frasecita de esas que se gasta Thoreau de vez en cuando: un juego de palabras (attend como participar en y attend como prestar atención a algo) levemente surreal y epigramático, pero lo suficientemente ambiguo para que cada uno lea en ellas un emblema de su propia condición. Con todo, las traducciones que he consultado no difieren en lo esencial y mantienen ese carácter críptico:
  • Vous venez d’assister aux funérailles de l’humanité pour être témoin d’un phénomène naturel. (trad. Thierry Gillyboeuf)
  • Vienes de asistir al funeral de la humanidad para asistir a un fenómeno natural. (trad. Ana M. Muñoz Fonseca y Felix García Moriyón)
  • Uno vuelve del funeral de la humanidad para asistir a un fenómeno natural. (trad. M. Eugenia Díaz)
  • Ves de asistir ao funeral da humanidade para asistir a un fenómeno natural. (trad. Pablo Seoane)
  • Venís del funeral de la humanidad para asistir a un fenómeno natural. (trad. Luis González)
  • Venimos de asistir al funeral de la humanidad para asistir a un fenómeno natural. (trad. Laura Naranjo, Carmen Torres y Marcos Nava)
Parece claro que, al contrario de lo que sugiere el reportaje de LV, lo que Thoreau anuncia es que la humanidad ya ha tenido sus funerales, que el ser humano ha muerto, y que sin embargo todavía es posible presenciar un fenómeno natural. ¿Cómo interpretarlo?

Para mí la clave está en otro texto de Thoreau, que también menciona el tema de los principios, y que constituye un ejemplo clásico de lo que Thoreau entendía por asistir o atender a un fenómeno natural y su relación con el humanismo. Es el famoso final de de Slavery in Massachusetts, cuando Thoreau, exasperado por la complicidad del estado norteño con el esclavismo sureño, declara lo siguiente:
We walk to lakes to see our serenity reflected in them; when we are not serene, we go not to them. Who can be serene in a country where both the rulers and the ruled are without principle? The remembrance of my country spoils my walk. My thoughts are murder to the State, and involuntarily go plotting against her.
    But it chanced the other day that I scented a white water-lily, and a season I had waited for had arrived. It is the emblem of purity. It bursts up so pure and fair to the eye, and so sweet to the scent, as if to show us what purity and sweetness reside in, and can be extracted from, the slime and muck of earth. I think I have plucked the first one that has opened for a mile. What confirmation of our hopes is in the fragrance of this flower! I shall not so soon despair of the world for it, notwithstanding slavery, and the cowardice and want of principle of Northern men.
La esclavitud es para Thoreau prueba flagrante de que la humanidad carece de principios, que el humanismo es una construcción vacía, y desea acabar con ese Estado que, mientras fomenta las humanidades, devuelve a sus amos los cuerpos de los esclavos.

La traducción de LV coloca el fin de la humanidad en un futuro post-humano al que nos dirigimos inevitablemente; es fatalista. La versión original de Thoreau es aún más radical: coloca el final de lo humano en el pasado, y la posterior declaración por Nietzsche de la muerte de Dios no es sino otra manera de nombrar ese funeral por la humanidad, por los ideales y el proyecto emancipatorio de la Ilustración. Pero Thoreau no es fatalista y al acercarse a un fenómeno natural --la flor del nenúfar que se encuentra en su paseo hacia la laguna-- ese encuentro le devuelve la confianza en el mundo, afirmando la posibilidad de reconstruir el vínculo con los demás a través de una experiencia tan básica y a la vez tan precaria como observar una planta con todos los sentidos.

Creo que es mejor así. Thoreau podía ser radicalmente realista sin desesperarse ni dar por sentado que nos dirigimos irremediablemente al desastre.

No comments:

Post a Comment