Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Saturday, January 16, 2016

Desde el tren

DESDE EL AUTOBÚS (Autobusetik)

Gostava de estar no campo
para poder gostar de estar na cidade.
Gosto, sem isso, de estar na cidade
porém com isso o meu gosto seria dois.

Fernando Pessoa

Estos bosques oscuros son hermosos,
sierra azul y lejana,
también es bello el cielo encapotado
sobre los prados húmedos,
hermosos los cortos rayos del sol
reluciendo sobre techos rojizos,
hermoso el humo lento,
hermosos los árboles deshojados.

Bellos porque desde la ventanilla
del autobús los estoy contemplando.
Fantasioso, ya me imagino entre ellos:
elijo aquella casa,
esta aldea de piedra solitaria,
escojo ese riachuelo, aquel camino,
ese otro sendero que busca el bosque,
un breve recorrido, respirar,
hacerme uno con la naturaleza
y todas esas cosas.

Bellos al otro lado del cristal,
por estar justamente al otro lado,
las borrosas imágenes se mueven
mientras continúo perdido en sueños.

Oh, cuán hermosos los hendidos valles,
los verdes cultivos de sus laderas.
Hermosas ovejas, hermosas vacas
en su ataraxia absortas,
hermosas las ermitas en lo alto.

Este autobús, que desde una ciudad
hasta otra me lleva,
me ha ofrecido esta pausa,
este pasatiempo del intelecto,
este juego pessoano.
Pero no debe detenerse aquí,
continúa adelante,
y vuelve a aparecérseme la sombra de Lizardi.

Rikardo Arregi (Trad. de Angel Erro)
Debe decirse dos veces (Salto de Página, 2014)


Friday, January 1, 2016

Cómo vivir en Walden

He comenzado a traducir Walden por donde siempre he querido hacerlo: el segundo capítulo, que es lo que recomiendo a cualquiera que quiera empezar a vivir en Walden. El primer capítulo, Economy, es un muermo; en eso estamos de acuerdo legos y expertos (el último en confirmármelo fue Fred Tauber, el año pasado mientras bajábamos por el sendero que va a San Juan de Gaztelugatxe). Walden es un clásico a pesar de sus primeras ochenta páginas, lo que dice mucho acerca de la calidad global del texto.

Me pongo pues frente a frente con “Where I Lived, and What I Lived For” y a las seis líneas ya me he detenido con el primer juego de palabras. Thoreau escribe “I walked over each farmer’s premises” y una edición anterior lo traduce como “Recorrí la propiedad de cada granjero,” que está bien pero elimina el juego de palabras entre “premises” como instalaciones y “premises” como premisas o creencias previas. Tras un rato de vacilación y la sensación de que si esto sigue así no conseguiré terminar en 2016, me decido por “Repasé los dominios de cada granjero”, porque mantiene parte de la ambigüedad del original: dominio como terreno o territorio pero también como el “buen conocimiento de una ciencia, arte, idioma, etc.” que dice la RAE.

Bueno, pues estas son mis premisas y estos mis dominios. Compartirlo es una buena manera de comenzar. Y ahora, hala, a pasear que hace buen tiempo.