Imago lacus

The picture above was taken by a dear friend, the American poet Debra Kang Dean (please do not use it without permission). I met Debra three years before, when I went to Walden to work with his late husband Brad, a great Thoreau scholar. Once we spent hours tracking this quotation: "Some men go fishing all their lives without ever realizing it's not fish they are after." We concluded that Thoreau never wrote it, but si non è vero...

Monday, April 23, 2012

Vitameena E


Aunque los asiduos ya lo sabéis, aprovecho el señalado día para deciros que sin rayos y truenos no hubiera habido laguna. Me refiero al blog de Enrique García-Máiquez, que tras Lo que ha llovido (Númenor, 2009) acaba de dar de sí un segundo volumen en papel, titulado El pábilo vacilante por razones que el lector encontrará en su lectura, que es amena por partida doble.

Primero porque nunca aburre, segundo porque además anima, incluso cuando uno ya se conoce casi todas las entradas por haberlas presenciado en directo, cuando se escribían en el blogg. Confieso que lo poco que sé de poesía y de bloguería lo he aprendido presenciando ese partido diario, que ahora puedo ver en diferido, comprobando qué días se quedan en el banquillo y cuáles salen al campo de juego con la camiseta del Madrid, convertidos en página de libro.*

Y entonces llega la lección más importante: la de humildad. Como buen ególatra, abrí el libro buscando encontrarme, o encontrar aquello que recordaba por haberlo comentado, o por haber jugado un pequeño y remoto papel en la trama, como aquella maravillosa reseña de Poetry, esa película que ya hemos comentado aquí y a la que Enrique extrajo un magistral decálogo que se quedará en la pantalla, porque al libro no ha llegado.

Esa labor de criba dice bastante del nivel de la selección (incluido un buen ramillete de haiku, que conformaría la selección sub-18). En cuanto a mi egolatria, quedó sobradamente satisfecha con dos buenas citas de mi** edición de Thoreau. Estas, imprescindibles en todo dietario sobre literatura (aunque el de Enrique trata de la vida, que es mucho más que su escritura):
It is not easy to write in a journal what interests us at any time, because to write it is not what interests us. (Y esta tiene premio, porque es lo único que ha quedado de una entrada por lo demás asaz instructiva.)
Though I write every day yet when I say a good thing, It seems as if I wrote but rarely. 
Sigo leyendo, y me pondría a sacarle no ya coplas, sino aforismos. Pero de momento me contento con seguir leyendo (nada mejor que leer un libro para celebrar el día de uno, quiero decir de otro, quiero decir de todos) y traducir a vuelatecla estos tres:
Ikusmirak ez daitezela bihur fusilaren mirak. Nola bada? Bi begiak ondo irekiz. 
Pentsalaria: “baina” dioena.
Haur bakoitza munduratzen da mundu batekin besazpian dakarrela. (Variación sobre el proverbial pan que traen los bebés bajo el brazo, tomada de una de las más felices y feroces entradas del libro, casi la última.)

Enrique García-Máiquez
El pábilo vacilante (Renacimiento, 2012)

* “Los días son dioses”, observó Emerson, mentor de Thoreau; mi problema es que los dioses hoy son futbolistas.

** Me pongo posesivo porque la selección del diario la hice yo solito. Mis compañeros tradittori sólo ayudaron con el texto en castellano; luego se arreglaron con la editorial y me apartaron del libro con un empujón por el que les estaré eternamente agradecido.

No comments:

Post a Comment